Vida Cristiana

Comida y bebida gratis para el que tiene hambre y sed

Uno de los problemas más grandes en el mundo es el hambre. Tener comida y bebida en la mesa para muchos es algo sumamente normal, sin embargo para millones de personas tener que comer es un verdadero milagro.

En países con regímenes y políticas extremistas, suelen sobornar a las personas con comida supuestamente gratis o más accesible, pero la realidad es que esto jamás traerá solución a los problemas reales. Obviamente, quienes se dejan seducir, lo hacen por necesidad, pero a la final nada es gratis, la factura siempre sale y muy cara.

Para los países de primer mundo la comida no es un problema. Esta realidad en cierto modo nos ha hecho estar cómodos, al punto de sentirnos llenos, rebosados, repletos de tanto comer y probar cosas nuevas, buscando saciar un hambre más allá los sentidos físicos, la verdad es que un buen plato de comida jamás quitará el hambre y la sed que hay en el alma.

»¿Alguien tiene sed? Venga y beba, ¡aunque no tenga dinero! Vengan, tomen vino o leche, ¡es todo gratis! ¿Por qué gastar su dinero en alimentos que no les dan fuerza? ¿Por qué pagar por comida que no les hace ningún bien? Escúchenme, y comerán lo que es bueno; disfrutarán de la mejor comida.”

Isaias 55:1-2

Alimento espiritual

El hambre es un problema mundial que los gobiernos nunca han podido solucionar, pero es este día quiero hablarte de un alimento que puede saciar el alma del hombre, es una comida espiritual completamente gratis, lista para ser servida al hambriento y sediento.

Al comer este alimento nunca más tendrás hambre y al beberlo jámas tendrás sed, aunque puede sonar imposible, es algo completamente real. La comida común la encuentras en cualquier esquina, pero el alimento espiritual solo viene de una sola fuente, llamada Cristo.

Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo también daré por la vida del mundo es mi carne.

Juan 6:51

El profeta Isaías dice claramente: escúchenme y comerán de lo que es bueno. ¿Cómo comer con los oídos ? Hemos escuchado de comer con los ojos pero con los oídos quizás es la primera y es que las cosas de Dios son completamente ilógicas para la mente humana, ¡Claro! Esta alegoría se refiere al oír el mensaje de Dios para ser alimentados en nuestro espíritu.

La comida que Dios te ofrece es completamente Gratis, no tienes que dar algo a cambio, lo único que necesitas es tener sed y hambre de su palabra.

Cristo es el pan que decendió del cielo, es quien sacia tu hambre espiritual. Si comes de Él tendrás vida eterna y ya nunca más dejarás de buscar llenar ese vacio con cosas pasajeras que luego de probarlas vas a tener hambre nuevamente. Solo Jesús puede saciar tu alma.

El alimento espiritual lo recibes al oir la palabra de Dios, al leer la biblia, al escuchar mensajes llenos de fe y música que edifique tu vida espiritual y no solo que mueva tu alma y emociones.

¡Él apaga la sed del sediento,
  y sacia con lo mejor al hambriento!

Salmo 107:9

¿Tienes sed, tienes hambre ?

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados“. Mateo 5:6

Es momento de reconocer que solo Dios puede saciar tu alma y que en Él descubrirás tu propósito. Deja de buscar comida y bebida gratis donde no la vas a encontrar, Que tu hambre a partir de este día sea escuchar que es lo que Dios te quiere decir, que sea un hambre por conocer a Dios, por agradarlo, por hacer su voluntad. En Jesús hay comida y bebida gratis para la humanidad.

Si en este día reconoces que necesitas del alimento espiritual que realmente llena y transformará tu vida, te invito a hacer esta oración:

Señor Jesus, en este día reconozco mi hambre y sed de ti, llenáme, saciame, me arrepiento de vivir a espaldas de ti. Te confieso en este día como mi único Señor y Salvador, lléname de tu Espíritu Santo y haz de mí una persona nueva. Dispongo mi corazón para recibir de tu amor y tu perdón, abro mis ojos para ver tu gloria y mis oídos para escuchar tu voz, y todo mi ser te lo entrego a ti. Amen.

Si haz hecho esta oración por primera vez, deja tu comentario para comunicarnos contigo, busca reunirte con personas que compartan la misma fe en Jesus, lee la biblia y mantente en comunión con Dios a través de la oración.

Esrito por:

Adalic Rodriguez

Estos articulos también podrian ser de mucha ayuda:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.