Vida Cristiana

¿Cómo estar Fuertes en El Señor ?

Usando la armadura de Dios

Estar fuertes es todo lo opuesto a estar débiles. Para estar fuertes en el Señor es necesario elevar nuestro nivel de entrenamiento y ejercicio espiritual.

Así como un atleta se ejercita y prepara sus músculos para competir y ganar, de igual modo debemos ejercitar nuestros músculos espirituales y estar listos para vencer en la batalla de la fe.

“Una palabra final: sean fuertes en el Señor y en su gran poder.”

Efesios‬ ‭6:10‬ ‭NTV‬‬

El apóstol Pablo le dice a la iglesia de Efesos las siguientes palabras : Sean fuertes en el Señor y en su gran poder. ¿Qué significa ser fuertes?

Ser fuertes significa caminar en la autoridad espiritual que Cristo nos ha otorgado. Es entender que gobernamos con Cristo arriba, en lugares celestiales y que el enemigo no nos puede tocar.

“Pues nos levantó de los muertos junto con Cristo y nos sentó con él en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo Jesús.”
‭‭Efesios‬ ‭2:6‬ ‭NTV‬‬

Pónganse toda armadura de Dios.

Una palabra final: sean fuertes en el Señor y en su gran poder. Pónganse toda la armadura de Dios para poder mantenerse firmes contra todas las estrategias del diablo.”
‭‭Efesios‬ ‭6:10-11‬ ‭NTV

El apóstol Pablo le dice a la iglesia la manera correcta para estar fuertes en el Señor, esta es: Ponerse toda la armadura de Dios.

La armadura del Señor no es pesada ni incomoda, de hecho es ligera, suave e invencible. Debemos usar toda la armadura, no solo una parte, sino completa, ella nos mantendrá firmes contra toda asechanza del enemigo.

Existe una lucha espiritual que es real pero no es contra personas sino contra el enemigo de nuestras almas. Es contra seres espirituales invisibles de este mundo que ya han sido vencidos por el poder del sacrificio de Jesús.

Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal. Así, después de la batalla, todavía seguirán de pie, firmes.”
‭‭Efesios‬ ‭6:13‬ ‭NTV‬‬

Partes de la armadura espiritual.

El cinturón de la verdad y la coraza de Justicia.

“Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de la verdad y la coraza de la justicia de Dios.” Efesios‬ ‭6:14‬ ‭NTV‬‬. El cinturón de la verdad tiene que ver con lo que nosotros hablamos.

Nuestros labios siempre deben hablar con la verdad. La mentira abre puertas al enemigo. La justicia respeta la verdad y la defiende por eso son dos partes de la armadura que van juntas.

El calzado de la paz.

“Pónganse como calzado la paz que proviene de la Buena Noticia a fin de estar completamente preparados.” Efesios‬ ‭6:15‬ ‭NTV‬‬.

La palabra de Dios dice que hermosos son los pies de los que anuncian la paz. La paz es un calzado que como hijos de Dios debemos usar.

No somos agentes de malas noticias, no podemos estar repitiendo las cosas negativas que otros dicen por ignorancia o incredulidad. Cómo hijos de Dios marcamos la diferencia donde quiera que vamos, cuando abrimos nuestros labios es Para anunciar las buenas nuevas de salvación.

El escudo de la fe.

“Además de todo eso, levanten el escudo de la fe para detener las flechas encendidas del diablo.” Efesios‬ ‭6:16‬ ‭NTV‬‬.

El enemigo usa la misma estrategia, siempre querrá atacar tu mente con duda e incredulidad. El escudo de la fe debe ser levantado en alto, a través de la fe venceremos toda incredulidad.

El casco de la salvación y la espada del espíritu.

“Pónganse la salvación como casco y tomen la espada del Espíritu, la cual es la palabra de Dios.” Efesios‬ ‭6:17‬ ‭NTV‬‬.

El casco de la salvación va en nuestra cabeza, esto es porque el enemigo ataca en los pensamientos al creyente para hacerlo dudar de su salvación.

Confiesa la palabra, medita en ella y cree con todo tu corazón en las promesas de Dios para tu vida. Tu vida está en las manos de Dios, llénate de fe y no temas, cree solamente. La palabra de Dios es una espada que destruye toda mentira del enemigo.

Orando en el Espíritu en todo momento

Oren en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión. Manténganse alerta y sean persistentes en sus oraciones por todos los creyentes en todas partes.”
‭‭Efesios‬ ‭6:18‬ ‭NTV‬‬

La vida de un hijo de Dios no es pasiva. La pasividad es una condición espiritual que te detiene en el propósito y te adormece espiritualmente. La pasividad es un peligro para nuestra vida, no podemos estar dormidos, tenemos que abrir nuestros ojos espirituales y estar alertas en oración ferviente.

Orar en el Espíritu es clamar con fervor a Dios. Es orar y ser persistente hasta ver respuestas a nuestras oraciones. A pesar de lo que puedas estar pasando o lo que puedas sentir, debes persistir en oración para ver la Victoria.

Recuerda que la oración no solo debe girar entorno a ti y tus necesidades. Oremos los unos por los otros y oremos por todos los creyentes en todo el mundo para que también sean fortalecidos en Dios.

Escrito por:

También te puede interesar leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.